Vía Verde Val de Zafán y Camino Natural Tortosa-Delta de L’EBRE

Hace unos cincos años ya, nos aventuramos a recorrer otra de las Vías Verdes y conocer un poco más de la hermosa Cataluña. Esta vez la aventura sería de dos días, pedaleando unos 153 km en total. Fue una mezcla entre la Vía Verde Val de Zafán que comparten Cataluña y Aragón, y el Camino Natural desde Tortosa al Delta del Ebro.

La Vía Verde Val de Zafán tiene unos 129 km que conecta las tierras altas de Aragón en Puebla de Hijar con Tortosa, siguiendo este sentido, el trayecto es descenso con una dificultad media a baja. La Vía Verde está diseñada para ser recorrida en cinco etapas de poco kilometraje, lo cual es muy conveniente para disfrutar de los distintos atractivos naturales, históricos y turísticos que ofrece esta región.

Puebla de Hijar – Puigmoreno es la etapa inicial  y la más corta, se trata de 18 km con ascensos entre campos de cereales y que atraviesa espectaculares construcciones como el Puente de la Torica, un acueducto construido en el siglo XIX que nos recuerda a la arquitectura romana.

Puigmoreno – Valdealgorfa  con 27 km con paisajes muy similares a los de la primera etapa, pero que premia al llegar a destino, con la posibilidad de observar una arquitectura barroca muy bien conservada en diferentes portales, capillas e iglesias construidas entre los 1600 y 1700; así como palacios renacentistas.

Valdealgorfa – Cretes de 30 km que se caracteriza por suaves columpios, paisajes mediterráneos y bosques de pino. Uno de sus principales atractivos es el Túnel del Equinoccio, cuyo nombre se debe a que los primeros rayos del sol durante el equinoccio de primavera y otoño cruzan los 2 km de túnel de puerta a puerta.

Cretes – Pinell de Brai con 24 km, entrando ya a tierras catalanas en un claro descenso, atravesando varios túneles ferroviarios y el Parque Natural dels Ports. Una parada imperdible es en el Santuario La Fontcalda en el río Canaleta y que cuenta con un balneario de aguas termo minerales.

Pinell de Brai – Tortosa 25km descendiendo las últimas estribaciones del Macizo dels Ports y serpenteando el río Ebro nos deleita con unos paisajes hermosos entre bosques,  cruce de túneles de la antigua vía del ferrocarril y campos de olivos. Esta fue nuestra etapa recorrida en un itinerario de ida y vuelta, tomando como punto de partida Tortosa, ascendiendo hacia Benifallet para luego descender hasta Amposta.

Tortosa – Amposta con 15Km de recorrido, saliendo de la ciudad por la ribera del Ebro entre campos de cultivos y zona industrial hasta iniciar la entrada a la pequeña ciudad de Amposta, en donde pasamos la noche  muy confortable y amable con los viajeros en bicicleta en el Hotel Hcc Montsià.

Amposta – Poble Nou Delta del Ebro en un circuito de 47 Km atravesando el Parque Natural del Delta de L’Ebre y rodeando la laguna de El Clot, hasta finalizar en la estación de tren de L’Aldea.

Con unos paisajes muy diferentes a los del día anterior, pero igual de hermosos entre estuarios, cultivos de arroz, avistamiento de aves acuáticas y paseando por el Poblenou del Delta con sus casitas blancas y pequeñas calles. Además de El Clot, también es posible visitar las lagunas de La Tancada y las de L’Encanyissada, y si vas en la época del año correcta te maravillaras observando los hermosos flamencos.

Otro de los atractivos es la bahía de Alfaques, la isla de Buda, la punta del Fangar, plata Trabucador y punta Banya, con sus espectaculares dunas y actividades acuáticas como paseos en bote  para así poder disfrutar del ecosistema natural; claro está si se visita la zona a finales de primavera, verano o inicios del otoño. Nosotros, no tuvimos la oportunidad de disfrutar de estas maravillas debido al tiempo y a que nuestro recorrido lo hicimos finalizando el otoño.

La Casa de Fusta es otro sitio hermoso, construida a finales de los años 20s con fines de caza de aves, hoy funciona como Centro de Información y Museo Ornitológico, que para los visitantes con poco tiempo, nos da una pincelada de la historia y riqueza natural del Delta de Ebro. Además, al frente hay una torre de observación desde donde se puede apreciar l’Encanyissada.

No podíamos finalizar nuestro recorrido sin probar una deliciosa paella en el Restaurant L’Estany Casa de Fusta, la mejor que he probado y la mejor recompensa para un itinerario de dos días.

Un destino al que definitivamente quiero regresar, con más tiempo y pausa, no solo para adentrarme en el ecosistema deltaico, si no para subir hasta Aragón. Y es que, cada vez que busco, estudio o recuerdo alguna ruta, descubro que te van llevando y llamando a más aventuras sobre dos ruedas.

Si desean tener el mapa de la ruta, pueden buscar mi perfil de Sports Tracker como Vanessa Dubois Cisneros, fecha 11 y 12 de noviembre del 2015.

¿Te imaginas recorriendo Europa en bicicleta?

Como lo mencioné en la primera entrega del este blog, viajar en bicicleta nos abre una ventana de aprendizaje y disfrute en nuestros destinos, definitivamente es un crecimiento personal espectacular; y Europa nos brinda esta posibilidad a través de las rutas #EuroVelo.

Normal 0 21 false false false ES-CR X-NONE X-NONE

/* Style Definitions */ table.MsoNormalTable {mso-style-name:»Tabla normal»; mso-tstyle-rowband-size:0; mso-tstyle-colband-size:0; mso-style-noshow:yes; mso-style-priority:99; mso-style-parent:»»; mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt; mso-para-margin:0cm; mso-para-margin-bottom:.0001pt; mso-pagination:widow-orphan; font-size:11.0pt; font-family:»Calibri»,»sans-serif»; mso-ascii-font-family:Calibri; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-hansi-font-family:Calibri; mso-hansi-theme-font:minor-latin; mso-bidi-font-family:»Times New Roman»; mso-bidi-theme-font:minor-bidi; mso-fareast-language:EN-US;}

Se trata de una red de 16 rutas de larga distancia, que actualmente tiene más de cuarenta  y cinco mil kilómetros (sí leíste bien 45,000Km) 100% pedaleables y que recorren toda Europa: desde el Atlántico al Mar Negro y del Ártico al Mediterráneo. Son bicirutas o carreteras de bajo tránsito interconectadas que nos permiten cruzar 42 países y visitar las ciudades más emblemáticas del viejo continente como Londres, Berlín, Ámsterdam, Roma, Paris, Dublín, Oslo, Copenhague, Praga, Bucarest, Bratislava, etc; así como sus bosques, parques nacionales, costas y pueblitos singulares llenos de encanto y sorpresas.

Entrada al puerto de Bergen, Noruega.

¿Te imaginas tanta magia y además en bicicleta?

Pensarás que no es posible, pero sí lo es. Este es un proyecto impulsado por la Federación Europea de Ciclistas desde 1993 que tiene parte de su financiamiento con la Unión Europea, y por supuesto asignación de recursos nacionales y regionales de los países involucrados. La primera Euro Velo se inauguró en el 2001 y desde entonces no ha hecho más que crecer y crecer.

Es precisamente esta visión clara de generar infraestructura y una red de pequeños comercios asociados a las rutas para brindar alimentación y hospedaje a las personas amantes de cicloturismo, la que convierte a Europa en una de mis regiones favoritas para pedalear de forma segura y que lamentablemente es un vacío en nuestra Latinoamérica. Desde mi experiencia como mujer ciclista, la seguridad es una mis prioridades, sobre todo si viajo sola.

¿Cuáles son las opciones que tenemos? Todas a las que tus sueños y corazón te lleven. Hay una infinidad de opciones con las se pueden diseñar itinerarios que incluyan una sola ruta, una combinación de varias rutas o crear circuitos que nos permitan salir y regresar con nuestra bicicleta; porque las rutas, además de estar bien definidas, están interconectadas entre sí.

Si tomamos de ejemplo la ruta de la Costa Atlántica con una distancia aproximada 11,000Km que recorre Noruega, Inglaterra, Irlanda, Francia, España y Portugal, se puede iniciar en Nordkap y apreciar los majestuosos fiordos noruegos, o en Irlanda en la aldea de Newtowncunningham en el Condado de Donegal, utilizado caminos rurales que van hacia el sur hasta Rosslare en donde se cruza a Gales en ferry. Una vez en Inglaterra la ruta se conecta con el “Celtic Trail” y llegamos Plymouth usando las antiguas líneas de ferrocarril que nos llevarán por túneles, viaductos y puentes de la era victoriana.

El buen vino no puede faltar en nuestro paso por Nantes y Burdeos antes de llegar a España y en donde se conecta con la Ruta de los Peregrinos hacia Santiago de Compostela con la variante del Camino Francés entre Pamplona y Burgos  y de la  Vía de la Plata entre Burgos y Sagre pasando por Salamanca, para finalmente entrar a Portugal, donde aún nos quedan 200Km de costa por recorrer hasta llegar a Porto.

Porto, Portugal

Suena fantástico verdad. Ahora multiplícalo por 15, es sencillamente espectacular. Claro, pensarás que 11,000Km requieren de varios meses  y de mucho presupuesto; lo cierto es que no es necesario hacer toda la ruta en un solo viaje, ya que, con las facilidades de transporte que existen en Europa, estas rutas se pueden fraccionar, iniciar en un país y terminar en otro, o realizar los tramos que realmente nos interesan.

Toda la información de las Euro Velo podes conseguirla en el siguiente enlace https://en.eurovelo.com/, lamentablemente aún no está en español, pero nada un traductor no pueda solucionar. En ella podés encontrar el mapa con cada una de las rutas y el estado de las mismas (rutas en estado de planeación hasta las que ya están certificadas), los países por donde pasa, las etapas de cada ruta, los sitios que por su importancia histórica y/o cultural son considerados Patrimonio del Humanidad por la Unesco y las empresas que brindan los servicios de venta de itinerarios.

Pero, si queres aventurarte en armar vos misma las rutas, es necesario buscar otros recursos que te permitan obtener información más exacta sobre el detalle de las rutas, los servicios que podes encontrar, donde dormir, entre otras. Y con el avance de la tecnología ahora hay aplicaciones para móviles, la misma Euro Velo tiene una.

¿Entonces, te animas a recorrer Europa en bicicleta?

De Girona a Sant Feliu en bicicleta

Recorrer el mundo en una bicicleta es gratificante, es más que combinar un deporte con el turismo, se trata de un estilo de vida y compartirlos con nuestras chicas ha sido una de nuestras misiones; por lo tanto, me he dado la tarea de procurar que nuestros itinerarios puedan ser disfrutados por personas de distintas edades y con diferentes condiciones físicas, de lo contrario sería un placer que solo los más «fitness» podrían disfrutar.

Nuestra segunda aventura por las Vías Verdes la hicimos con la más pequeña de la casa de 9 años de edad y nuevamente en pleno verano. Por lo que nos inclinamos por una ruta un poco conocida y además queríamos darle continuidad a nuestro primer recorrido entre Olot y Girona en el 2011, así que la elegida fué la Vía Verde Girona – Sant Feliu de Guíxols  en la Costa Brava de Cataluña, por lo que el mar sería nuestra recompensa luego de 44Km de recorrido.

Nuevamente tomamos el tren que nos llevaría hasta Girona, he de confesar que estoy enamora de la facilidad con la que se puede subir una bici al tren, para luego descubrir las maravillas que el mundo tiene. Una vez en Girona, nuestro pedaleó inició hacia la costa.

Dedicamos dos días para nuestro viaje, pasando una noche en Sant Feliu y así poder disfrutar de su pintoresca Feria de Verano. Recordemos que no solo se trata de recorrer kilómetros con nuestras bicicletas, sino que también, disfrutar y conocer los sitios por donde pasamos.

Esta ruta avanza en suave pendiente y alcanza su punto más alto en Cassà de la Selva y luego inicia el descenso hacia Sant Feliu. Conocimos las comarcas de Gironès y Baix Empordà, recorriendo la cuenca del río Ter hasta el valle del Ridaura, y entre comarca y comarca y los sembradíos de peras, girasoles, viñedos, maizales. No faltaron los bosques que refrescaron nuestro pedaleo y descubrimos las áreas de camping al estilo europeo que estaban abarrotadas por campers cuyos visitante suelen usar la Vía Verde para viajar a la playa en sus bicicletas.

El verano nos da la posibilidad de disfrutar de días largos y de buen tiempo, pero también se deben tomar previsiones adicionales como una buena hidratación. Esta vez debíamos realizar el recorrido en bicicleta antes del que el sol estuviera es su punto máximo y así evitar golpes de calor o insolaciones, principalmente en las áreas menos provistas de sombra.

La ruta cumplió nuestras expectativas por lo que decidimos repetirla cuatro años más tarde, esta vez con las dos chicas ya de 13 y 15 años de edad. El destino final sería Sant Antoni que está 10Km después de Sant Feliu y adicionamos cuatro días de camping en la maravillosa Costa Brava, cargando cada una su equipaje y las tiendas de campaña.

Ruta del Carrilet Olot-Girona: nuestra primera ruta de biciturismo

Con el gusanito de hacer turismo de forma diferente, y acompañadas de una bicicleta conocimos las Vías Verdes de España, que no es otra cosa más que las antiguas vías del ferrocarril convertidas en rutas turísticas.

El Programa de Vías Verdes es una iniciativa de la Fundación de Ferrocarriles de España en coordinación con las empresas de ferrocarriles (ADIF, Renfe), las Comunidades Autónomas y los Ayuntamientos; que desde 1993 han ido acondicionando más de 2700km de vías en caminos aptos para que ciclistas y caminantes de todas las edades y condiciones físicas puedan recorrerlas y disfrutarlas; generando así infraestructura que puede ser aprovechada tanto por los visitantes como por los miembros de las comunidades asentadas a los largo de dichas vías.

Nos encontrábamos de paso por Barcelona y una vez que descubrimos esta maravillosa opción, la tarea era elegir cuál de los nueve itinerarios existentes en Cataluña realizar. Así que nos dedicamos a estudiar cada ruta y con información básica como longitud, dificultad y accesibilidad desde el transporte público elegir la adecuada. Además, debíamos considerar que sería nuestro primer recorrido fuera de Costa Rica y debíamos tomar en cuenta las diferencias climáticas y geográficas a las cuales no estamos acostumbrados.

Nos decidimos por una ruta de media distancia, Olot-Girona con un recorrido de 57Km fue la elegida. Un itinerario de una día completo incluyendo el viaje en tren entre Barcelona-Girona-Barcelona. Salimos temprano hacia la Estación de Gracia a tomar el tren de las 7:30am y conectar a las 09:00 con el bus hacia Olot.

El Ferrocarril Girona-Olot fue la principal vía de comunicación entre las comarcas de La Garrotxa, La Selva y el Gironés. El recorrido es en leve descenso entre lo que una vez fueron los volcanes de La Garrotxa; cruzando bosques, pastizales, maizales y a las orillas de los ríos Ter, Bruguent y Fluvià hasta Girona.

La antigua estación de La Selva es actualmente un café, y su ubicación estratégica la convierte en un excelente punto de descanso y merienda. Un recorrido placentero, bien señalizado, y seguro que finalizamos con un merecido tinto de verano en el maravilloso e histórico casco antiguo de Girona.

Esta Vía Verde se conecta con ruta del Carrilet de Girona a Sant Feliu de Guíxols (40km) si lo que se busca en finalizar con unos días de playa. O bien, para una aventura más retadora es posible realizar el Circuito de los Pirineos J, iniciando en Girona hacia la costa, luego ascendiendo por el Alto de Empordá hasta los Pirineos  y de acá a Olot para conectar con la vía verde a Girona nuevamente; unos 320Km que se podrían realizar con mucha calma en una semana y así conocer esta hermosa región de Cataluña.

Durante el recorrido consideramos buena hidratación, muy importante si se realiza durante el verano, alimentación para el camino y mantener nuestra energía constante, protección solar, herramientas básicas para solventar problemas mecánicos menores y un pequeño botiquín de emergencias.

Equipamiento básico que nunca está demás aunque sepamos que los  lugares por los que pasaremos cuentan con todos los servicios, ya que entre comarca y comarca puede haber unos 10Km de distancia.

No cabe de más mencionar que luego de esta magnífica aventura, nos quedó el gusto por seguir recorriendo otras Vías Verdes, de las cuales les hablaré en las próximas entradas.

El Camino de Santiago: Sus inicios

El Camino de Santiago es una red de rutas de peregrinación de origen medieval, que conecta toda Europa con la ciudad de Santiago de Compostela de la Comunidad Autónoma de Galicia en España, y donde se cree que se encuentran los restos del apóstol Santiago el Mayor, conocido también como Jacobo.

Pero, ¿cómo nació esta ruta de peregrinación recorrida a pie o en bicicleta por miles de personas cada año? En respuesta, les puedo asegurar que El Camino de Santiago es toda una escuela de historia, de arte y cultura, de geografía, de gastronomía y de la vida misma; y en este artículo quiero compartir mis aprendizajes.

La historia nos indica que después de la muerte de Cristo, los apóstoles se dividieron y dirigieron hacia distintas partes del mundo a predicar las enseñanzas de Jesús. Santiago recorrió las tierras de lo que hoy conocemos como España y Portugal y estando en Tarraco (hoy Tarragona), María se le aparece y la pide que la acompañe en su lecho de muerte, dejando como evidencia una columna de jaspe, el famoso Pilar que se encuentra resguardado en la Basílica del Pilar en Zaragoza.

(Este nexo entre la Basílica del Pilar y Santiago lo “descubrí” unos días después de hacer el Camino, en mi visita a Zaragoza para participar en el Congreso Ibérico  La Bicicleta y la Ciudad).

Atendiendo el llamado de María, Santiago regresa a Jerusalén en donde es decapitado por Herodes. Sus discípulos (los siete varones apostólicos) habrían llevado el cuerpo de Santiago hasta Galicia, en donde lo enterraron. Los restos del apóstol fueron hallados aproximadamente en el año 813 por el ermitaño Paio a través de una estrella posada en el bosque Libredón, lo que hoy se conoce como Compostela, y que en castellano significa campo de estrellas.

Por sus características de austeridad, voluntad de superación, solicitud de favores y el deseo de llegar a lo que en ese momento se conocía como el fin del mundo (Finisterre), el Camino empezó a tener un mayor atractivo, primero dentro de España. La primera ruta partía desde Oviedo (la capital de Asturias) atravesando las montañas para llegar a Lugo y luego a Santiago; y es lo que hoy conocemos como el Camino Primitivo.

Más adelante, con la extensión de los reinos cristianos y al quedar bajo su control la antigua ruta romana que unía Burdeos con Astorga, se desarrolló el clásico y famoso itinerario del Camino de Francés; partiendo de los Pirineos occidentales y que recorre el norte de España hasta llegar a la ciudad gallega, y sobre el que acaban confluyendo casi todas las demás rutas jacobeas existentes.

En el año 821 con el apoyo de Carlomagno, quien que quería defender sus fronteras de los árabes; y más adelante con la alianza entre los reyes de Navarra, Aragón, Castilla y León, y la iglesia católica bajo la Orden de Cloney, empezaron a dotar de mayor infraestructura y protección al Camino, ya que este no solo era importante como ruta de peregrinación, sino que también como ruta de comercio y defensa.

En este punto de la historia llegan los Caballeros Templarios, que representan a una de las órdenes militares más poderosas del catolicismo y cuyo objetivo era la protección de los peregrinos. El Castillo Templario de Ponferrada es una pieza arquitectónica e histórica que evidencia la presencia de estos Caballeros por las tierras de Castilla.

Con los años, a lo largo del Camino crecieron comarcas y aldeas con calzadas, puentes, hospitales y monasterios para dar abrigo y alimento a los viajeros; que con credencial en mano atestiguan su peregrinaje para recibir la indulgencia plenaria, que queda consignada en la Compostela.

Y así, el Camino de Santiago se convirtió en uno de los tres grandes destinos de peregrinación cristiana junto con Roma y Jerusalén, que además goza de la concesión de los Años Santos Compostelanos; y que a pesar de las múltiples crisis que ha experimentado, cada año su popularidad y peregrinación crece.

Actualmente, además del Camino Primitivo y el Camino Francés,  hay cuatro variantes en territorio español: el Camino del Norte que recorre la costa atlántica desde Irún, la Vía de la Plata desde Sevilla, el Camino a Fisterra y Muxia desde Santiago, y el Camino Inglés desde Ferrol o Coruña. También escucharan del Camino Portugués y sus dos variantes, el Central y por la Costa; por si fuera poco,  la Unión Europea a través del proyecto Euro velo ha creado la Ruta de los Peregrinos que conecta Noruega con España.

Con tanto kilómetros por andar, hoy en día los motivos que nos llevan a realizar  tan hermoso recorrido pueden ser varios: el espiritual, el cultural, el deportivo, una promesa o sencillamente un reto personal;  lo cierto es que todos los Caminos conducen a Santiago de Compostela y una vez que has hecho uno de ellos, el gusanito de viajar y la aventura te empuja hacia los demás.

Busca las señales, subite a la bici y déjate llevar… Ultreia

¿Cicloturismo: Qué es?

El cicloturismo, como popularmente se le conoce en Europa; o biciturismo como lo conocemos en Latinoamérica, es hacer turismo en bicicleta, así de sencillo. Y digo que así de sencillo porque no hay una única definición sobre qué es cicloturismo. Basta con echar un vistazo en la web y encontrar diferentes descripciones de esta actividad; en lo que si se ponen de acuerdo es en que reúne todas las formas de hacer ciclismo recreacional.

En algunas investigaciones y tesis universitarias, describen al cicloturismo como una actividad de recreación y disfrute al mismo tiempo que se conocen sitios nuevos, una forma activa de realizar turismo que supone utilizar prácticas sociales y ambientales responsables, que mejora no solo nuestra calidad de vida, sino que también la de la población de los sitios que visitamos, y que supone todo un estilo de vida.

Lo cierto es que, el cicloturismo para las personas amantes de la bicicleta también significa libertad, independencia y crecimiento; no trata solo de una ruta geográfica a recorrer, sino que también a una ruta interior que nos invita a redescubrirnos, a conectarnos con el entorno y a vivir una experiencia mucho más cercana a la historia, la cultura y la gastronomía de los sitios que vamos conociendo a nuestro paso.

Las rutas pueden ser variadas, de un día, de varios días, semanas e incluso meses; todo dependerá del destino seleccionado,  nuestra condición física, las condiciones geográficas del terreno y de cuánto tiempo disponemos para nuestra travesía. Podemos pedalear por entornos completamente urbanos como los «Biketours» en las grandes ciudades como París, Ámsterdam, Berlín, Barcelona, Madrid o Roma; en entornos completamente rurales, o una combinación de ambos.

En las grandes ciudades, es usual que encontremos una enorme oferta con lo cual podemos echar mano de una bicicleta. Desde los alquileres convencionales, en donde se renta la bicicleta por uno o varios días, hasta los más modernos y accesibles sistemas de bicicleta compartida, que nos permite rodar por 30min “gratis” por una suscripción de un uno o varios días, y son espectaculares para conocer las ciudades en poco tiempo.

La ventaja de estos sistemas de uso compartido de bicicletas, es que nos olvidamos por completo de cuidar nuestra bici cuando no la estamos usando o cuando ya hemos finalizado nuestro recorrido, ya que solo se debe buscar una estación de anclaje, o si topamos con la suerte de acceder a los sistemas de tercera generación, simplemente dejarla a un lado donde no interrumpa el paso peatonal.

Además, el cicloturismo nos permite viajar de formas tan variadas como nuestros gustos y bolsillo nos lo permiten, ya que nuestra aventura inicia en el momento que hemos decido conocer un destino y empezamos a estudiar mapas, itinerarios, proveedores de servicios, y demás detalles logísticos necesarios para hacer nuestro sueño realidad.

Por lo que podemos pensar en recorridos con todas las comodidades: transporte de equipaje, vehículo de asistencia, hospedaje en hoteles o casas rurales; optar por una experiencia de alforjas cargando nuestro equipaje y acampando o utilizando hostales y albergues; o bien una combinación de bicicleta con otros medios de transportes.

Y en este sentido, hay que reconocer que Europa lleva la batuta. La cantidad de empresas dedicadas a planificar y facilitar tus itinerarios en bicicleta en brutal; así como de blogs y páginas de ciclo turistas donde comparten rutas, recomendaciones y soluciones para que otros las podamos usar.

También llevan la batuta en el tema de infraestructura, es deliciosamente tranquilo y seguro viajar en bicicleta en rutas exclusivas para ciclistas o caminos rurales de bajo (por no decir que nulo) tránsito donde la señalización de prioridad ciclista abunda. Y hay que sumarle las facilidades de transporte público, que por lo general siempre tienen un espacio para las bicicletas.

Además, la Unión Europea ha generado uno de los proyectos para el turismo en bicicleta más impresionante y ambicioso que visto, el Euro velo. Una red de trece rutas (sí, leíste bien trece rutas) que nos llevan por toda Europa, del norte al sur y de este a oeste; miles de miles de kilómetros que se interconectan y te hacen pensar que podrías dedicar toda tu vida a volar pedal, conocer y  disfrutar de los aproximadamente 42 países por los que pasan las rutas.

Por lo tanto, una vez que has vivido tu primera experiencia del cicloturismo y lo has hecho sin prisas, con la satisfacción en cada pedalada, simplemente vas a querer más y no puedes esperar para buscar por tu próxima aventura sobre dos ruedas.